¿Por qué es tan importante estar bien con tu pareja?

Lorena Castañeda Gutiérrez ¿Por qué es tan importante estar bien con tu pareja?

La relación de pareja tiene una gran relevancia social pues constituye la base de cuestiones importantes para la persona pero también para la sociedad en general. Cuando una relación es estable y deseada ello genera una sensación de bienestar a la persona si por el contrario la relación está deteriorada ello interfiere con las dinámicas familiares e incluso puede afectar a la salud mental de los miembros de la pareja. Si la persona no se encuentra bien, esto afecta a la relación de pareja y si es el matrimonio el que no va bien también suele afectar al bienestar de ambos miembros de la pareja. La terapia para parejas tiene el objetivo de restaurar la relación de manera que vuelva a resultar satisfactoria y así evitar el divorcio o separación.

¿Qué les está pasando como pareja?

El intercambio y el control en la terapia matrimonial.

Se observa que las formas de intercambiar los refuerzos (palabras de afecto, gestos de cariño, muestras de interés por  el otro) y los sistemas que se utilizan para controlar al otro son muy distintos en las parejas que van bien frente a las que están en crisis. Las parejas felices se refuerzan mucho más entre sí y aproximadamente en la misma medida. Esto no ocurre con las parejas en crisis. Pues, en estos casos, se suele utilizar con frecuencia la coacción, consiguiendo lo que quieren mediante las amenazas, la culpa y el alivio que se genera cuando se consiguen evitar esas reacciones. Se dan cosas el uno al otro para evitar o escapar de situaciones  desagradables, amenazas, insultos, discusiones…

Terminan dándose el uno al otro no por placer, sino para evitar las consecuencias. Lo cierto es que esto último funciona muy bien, pero tiene un coste enorme para la relación de pareja. Suele surgir el resentimiento con el tiempo pues las parejas con problemas discuten más, se amenazan más que las  parejas felices.

La comunicación disfuncional dentro de la terapia de parejas.

La comunicación disfuncional es la que no resulta adecuada y empeora la situación. En la terapia para parejas se puede observar que las parejas que están mal entre ellos hacen  muchas más afirmaciones negativas (críticas, desacuerdos) y menos positivas. Tienden a ser también más desafiantes entre sí, así como más defensivas y se lamentan más que con otras personas. Cuando intentan resolver un problema, si uno de los dos dice o hace algo negativo, el otro miembro de la pareja tiende a responder igual y se produce una escalada  que es característica de las parejas en crisis. El lenguaje no verbal tiene muchísima relevancia (la expresión de la cara y el tono utilizado) por lo que muchas veces en la pareja existe la queja “no es lo que dices, es cómo lo dices”

Resolución de conflictos.

Cuando intentan resolver un conflicto suelen empezar por un monólogo en el que se insiste una y otra vez acerca de las mismas cuestiones, no se sienten escuchados, tienden a perder el foco del tema que estaban tratando, va aumentando el resentimiento y el nivel de conflicto por las acusaciones y las constantes autojustificaciones “Sí pero…” Tienden a exponer su punto de vista sin tener en cuenta el del otro y no se suelen buscar soluciones consensuadas pues se llega al punto de tratar de vencer al otro.
Igualmente hay que aclarar que no es la ausencia total de conflictos lo que predice que una pareja siga bien a largo plazo, sino el afrontarlos debidamente pues ello  promueve el bienestar y la intimidad. Por ello es sumamente importante mejorar la comunicación entre ambos.

Las interpretaciones en las terapias matrimoniales.

Durante la terapia de pareja como psicóloga veo claramente que cuando una pareja está en crisis se ven afectadas las suposiciones que se hacen sobre  la otra persona. Puesto que se atiende selectivamente a lo negativo o amenazador, las expectativas cambian y las atribuciones también. Yo suelo explicar esto en consulta de la siguiente manera: cuando las cosas comienzan a ir mal, cada vez se va mirando lo que el otro hace y dice y lo que no hace o no dice de una manera más negativa, es como si se llevasen unas gafas negras con las cuales, las situaciones, los gestos o palabras algo ambiguas, e incluso las positivas, se llegan a ver como un ataque malintencionado. Se llega incluso a achacar lo negativo a que la otra persona es así y sin embargo lo positivo a las circunstancias de ese momento.

Como resultado tenemos la magnificación de lo negativo y  minimización de lo positivo. Para  conseguir dejar de pelear es necesario trabajar dichas interpretaciones para así recuperar la confianza.

Los propios errores

“Fue por las circunstancias, yo no soy así”, “Fue un despiste, no era mi intención”

Los errores de la otra persona

“Él/Ella siempre actúa de esa manera, él/ella es así”, “Lo hizo para hacerme daño”, “Sé que lo hiciste a propósito”

Se distorsionan las acciones del otro

Para que encajen en la idea (negativa en este caso) que tenemos de él o ella.

Resumen ¿Por qué es tan importante estar bien con tu pareja?

Las parejas con problemas tienden a sentir frustración al no cumplirse sus expectativas con respecto a la vida en común. Por ello comienzan a pensar en la satisfacción que podrían tener estando solos o con una nueva relación y pueden re-interpretar los actos del otro de manera que confirmen su visión pesimista de la relación.

Las parejas pueden ser más o menos conscientes de estos cambios. Y es por este motivo que cuando acuden a mi consulta para intentar salvar el matrimonio o superar una infidelidad es mi labor ayudarles a ser conscientes de los errores que puede estar cometiendo cada uno y que les mantienen en crisis. Uno de los objetivos más habituales al recurrir a la ayuda de un psicólogo para parejas es el  de recuperar el amor. Si necesitas terapia de pareja en Tenerife y ambos están de acuerdo en intentarlo puedes contactar conmigo.