Psicólogo Tenerife Lorena Castañeda

Terapia de pareja Tenerife

Lorena Castañeda

Psicólogo Terapia de pareja en Tenerife

¿Cuándo acudir a terapia de pareja?

Cuando surgen dificultades en una pareja, se suele percibir simplemente como un problema que se desea solucionar, sin embargo, es también una oportunidad. La pareja es un espejo en el que mirarse, saca lo mejor y lo peor de cada uno. En los momentos malos puedes aprender a conocerte a ti mismo, al otro, y crecer como persona si sabes aprovechar la oportunidad. Con la ayuda de un psicólogo para parejas se pueden conseguir grandes cambios.  Comienza ahora tu terapia de pareja Tenerife ¡Te espero en Centro Psicológico Bienestar Tenerife!

En la terapia para parejas, los problemas más habituales son: ruptura de pareja, celos, dependencia emocional, dificultades para encontrar pareja, problemas de comunicación, dificultades en la convivencia, relaciones tóxicas, alta conflictividad (discusiones), crisis de pareja, infidelidad, miedo al compromiso e insatisfacción en las relaciones sexuales.

Mejora tu relación de pareja utilizando nuevas herramientas y estrategias, adaptadas a cada situación. Como profesional de la terapia matrimonial, yo puedo y deseo ayudarte. Pide cita ahora para comenzar tu terapia de pareja en Tenerife.

Recomendación. A la hora de pedir cita para una sesión de terapia de parejas, es conveniente estar seguro/a de que se desea ayuda de un profesional. Es absolutamente normal tener dudas sobre si el psicólogo que has elegido es el correcto, para salir de dudas, la única opción es acudir realmente a consulta. Normalmente mis pacientes se sienten un poco mejor al salir de su primera cita.

¿Como funciona la terapia de pareja? 

Las terapias de parejas tienen una particularidad y es que hay sesiones para ambos miembros de la pareja (conjuntas) y también para cada uno por separado (individuales) Según las circunstancias de cada pareja se necesitarán más unas u otras. En las conjuntas hablamos de las dificultades que están teniendo entre sí, en las individuales se tratan aspectos que no se desean comentar frente al otro miembro de la pareja y también los problemas individuales que afectan a la relación.

Contáctame para pedir información sobre la Terapia de pareja en Tenerife.

¿Cómo saber si necesitamos terapia de pareja?

Lo habitual es que las parejas acudan cuando están al borde de la ruptura. Lo ideal sería que viniesen cuando ven que existen dificultades que no se están resolviendo con las estrategias que utilizan habitualmente. Muchas veces esas cuestiones se van sumando hasta que “ya no pueden más” y es entonces cuando se busca una solución externa. Sean cuales sean las circunstancias, el acudir a un psicólogo suele ayudar mucho, por el aprendizaje de estrategias que les permiten mejorar su relación o bien porque al trabajar sobre la relación se dan cuenta de que lo mejor para ellos es romper definitivamente. En este último caso les puede servir para no cometer los mismos errores con una futura pareja gracias a las estrategias que han aprendido y a una nueva perspectiva sobre las relaciones.

Terapia de pareja, las señales de alarma.

1. Suelen hablarse cada vez con menos afecto, cualquier desacuerdo en algo sin importancia puede llevarles a una bronca y no saben qué es lo que están haciendo mal. Ejemplo de frases típicas: Es que tú siempre… Es que tú nunca…
2. Malinterpretamos constantemente las palabras, gestos y actitudes del otro. Ejemplo: Calla mientras le cuento algo importante (seguro que no dice nada porque todo le da lo mismo)
3. El sexo es cada vez menos frecuente y menos satisfactorio. Ejemplo: Estamos cada vez más insatisfechos. Uno de los dos o los dos son incapaces de tener relaciones estando tan enfadados y nos enfadamos tan a menudo…
4. Se ha perdido la confianza y existen celos. Ejemplo: Me puede ser infiel en cualquier momento así que prefiero enterarme de todo y así me tranquilizo. Le miro el móvil y vigilo sus redes sociales sin que se entere para calmarme.
5. Los sentimientos se van apagando. Ejemplo: Ya no estoy tan seguro/a de estar enamorado/a.
6. Infidelidad. Ejemplo: Me resulta más atractiva la idea de dejarme llevar por la atracción hacia otra/s personas porque en mi relación de pareja no me siento como me gustaría. Me ilusiona más lo que imagino con otra persona.
7. No somos capaces de llegar a acuerdos, empieza a ser más importante simplemente el ganar. Ejemplo: Siempre es lo que tú quieres, me da lo mismo si tengo razón o no, no voy a ceder.
8. Me siento solo/a constantemente. Ejemplo: Preferiría estar solo/a realmente que sentirme así estando con mi pareja.
9. Hay maltrato emocional. Ejemplo: A menudo se nos van de las manos las discusiones, nos faltamos al respeto, “metemos el dedo en la yaga”, rompemos cosas…
10. Tenemos problemas que nunca hemos llegado a solucionar. Ejemplo: Me he callado demasiadas veces el hecho de que él/ella no colabora con las tareas de la casa/cuidado de los hijos/la economía familiar. Las veces que lo he dicho hemos acabado con una bronca y después todo sigue igual.

Pide cita ahora para tu Terapia de pareja en Tenerife

¿Qué aspectos se trabajan en la terapia de pareja?

Los aspectos que más se suelen trabajar en las terapias de pareja son: cómo realizar una comunicación más sana, favorecer el llegar a acuerdos, fomento de la realización de actividades reforzantes, superación de temas pendientes, superar celos y/o infidelidades, mejorar la afectividad y sexualidad entre otros. ¿Quieres comenzar una relación más sana con tu pareja? ¡Puedo ayudarte!

Principales motivos por los que se acude a terapia de pareja en Tenerife. 

1.Mejorar la comunicación.

Es uno de los motivos más habituales, las parejas en conflicto suelen tener grandes dificultades en este ámbito. Es necesario trabajarlo en la terapia de pareja si se quiere evitar el divorcio o separación de la pareja.


2.
Superar los celos patológicos.

Los celos van minando la relación de pareja poco a poco. El primer paso es comprender que no tienen justificación alguna, que nada justifica el intentar coartar la libertad de la otra persona, el montar “un número” en cualquier lugar, el controlar el móvil, ordenador y redes sociales de la otra persona. Muchas veces los celos asfixian a la pareja hasta el punto en que lo único que desea es huir y la relación muere.


3.Mejorar la relación
y dejar de pelear.

Los conflictos están presentes en el día a día de la mayoría de las parejas a las que he tratado. Yo les enseño otra manera de comunicarse mucho más sana y les doy estrategias de resolución de conflictos.


4.Mejorar la sexualidad
.

El ámbito sexual suele estar gravemente deteriorado en las parejas que acuden a terapia. Es un importante objetivo el que vuelvan a mantener relaciones y, de ser posible, que estas sean más satisfactorias que antes. En estos casos es muy común la queja de no haber tenido practicamente relaciones durante los últimos años. Para una información mucho más amplia sobre Sexólogo Tenerife hacer click aquí


5.Recuperar la confianza.

La confianza suelo trabajarla en los casos en los que se ha perdido debido a los celos, mentiras, ocultar información o infidelidades pues éstos son los motivos más comunes por los que tiene lugar esa pérdida de la confianza.


6.Superar una infidelidad.

Cuando se trata de una infidelidad puntual en un momento concreto suele ser más fácil de asumir por parte de la pareja que en los casos en los que ha ocurrido durante un periodo de tiempo significativo y, por tanto, la persona que ha sido infiel ha mentido en múltiples ocasiones para ocultar dicha infidelidad e incluso puede haberse vinculado emocionalmente a otra persona. La terapia de pareja puede ayudar mucho para restaurar la relación, volver a intentarlo y salvar el matrimonio si ambos así lo desean.


7. Recuperar el amor.

Es el fin último de la terapia matrimonial y el lograrlo o no depende de los puntos mencionados anteriormente. Si se trabajan bien esos aspectos, entonces es mucho más probable que la pareja siga adelante, se vea fortalecida y se sientan satisfechos nuevamente con su relación.

¿Son efectivas las terapias de pareja? 

Supone un crecimiento como pareja y a nivel personal también. No siempre se consigue salvar el matrimonio y ello puede ocurrir por diversos motivos: falta de compromiso con la terapia, conflictos muy graves, uno de los dos no está convencido de intentarlo con ayuda y decide terminar la relación, que los sentimientos no siempre resurgen… Cuando la relación se rompe comienza un proceso de duelo que incluye comprender porqué se ha roto y qué es necesario cambiar y no repetir en futuras relaciones, en estos casos la pareja suele concluir que ha sido mejor la ruptura aunque el proceso de duelo sea doloroso. En otras muchas ocasiones la pareja consigue salir adelante y muy reforzada además. No repetir los hábitos que les llevan a terminar en crisis es clave, sumado a adquirir otros que les unen más.

¿Para qué sirve la terapia de pareja?

Para cambiar hábitos que la pareja tiene y que hacen que la relación vaya a peor. Se fomenta el llegar a acuerdos, perdonar, volver a mirar los actos del otro como bien intencionados y recuperar el amor y la confianza. Suelo expresarles a mis pacientes que están en un momento en el que miran lo que el otro hace “con unas gafas de sol negras puestas” con ello quiero decir que se tiende a malinterpretar lo que el otro hace o dice y se piensa que tiene el objetivo de hacer daño. Esto provoca mayor conflictividad y por ello lo trabajo en consulta.

¿Puede durar el amor?

Ésta es una pregunta sumamente compleja pues depende de muchos factores, por suerte, hay algunos que si están en nuestra mano. El más importante tiene que ver con el cuidado de la relación en el día a día. Si cada miembro de la pareja es consciente de la necesidad de mimar ese vínculo que se ha establecido entre ambos, entonces es más probable que mantengan la chispa, el afecto y el compromiso. En ocasiones esto puede ser difícil debido a las rutinas y de esta manera el desgaste personal pesa más que el deseo de conectar con la pareja. Si uno de los dos o ambos se dejan llevar por la desgana, entonces la llama se va apagando. Olvidan el cuidado de lo más preciado que tienen (a parte de sí mismos)

¿Se puede hacer terapia de pareja para separarse? 

Si, podemos denominarla terapia de pareja o familiar pero el objetivo sería el mismo, separarse con el menor sufrimiento posible para todas las partes. Buscar el llegar a acuerdos lo más justos posibles. En una separación todos pierden en un principio, se trata de minimizar los daños y favorecer el proceso de duelo posterior para evitar consecuencias mayores.

¿Dónde hacer terapia de pareja? 

Lo mejor es acudir a un psicólogo que trate habitualmente a parejas. Es conveniente estar atento para ver si pone su número de colegiación. Es mejor sospechar si alguien se ofrece como “terapeuta” a secas. Esto significa que la persona no tiene ningún título académico que le habilite para dar ese servicio.

¿Cuál es la mejor terapia de pareja en Tenerife?

La que sea flexible y se ajuste a sus necesidades. Los objetivos a lograr no son exáctamente los mismos para cada pareja, así que como profesional yo he de escuchar y tener muy en cuenta lo que me están pidiendo, desde luego, como psicóloga puedo hacer sugerencias si detecto algún aspecto a trabajar pero la decisión de abordarlo o no es de mis clientes.

¿Por qué es tan importante estar bien con tu pareja?

La relación de pareja tiene una gran relevancia social pues constituye la base de cuestiones importantes para la persona pero también para la sociedad en general. Cuando una relación es estable y deseada ello genera una sensación de bienestar a la persona si por el contrario la relación está deteriorada ello interfiere con las dinámicas familiares e incluso puede afectar a la salud mental de los miembros de la pareja. Si la persona no se encuentra bien, esto afecta a la relación de pareja y si es el matrimonio el que no va bien también suele afectar al bienestar de ambos miembros de la pareja. La terapia para parejas tiene el objetivo de restaurar la relación de manera que vuelva a resultar satisfactoria y así evitar el divorcio o separación.

¿Qué les está pasando?

El intercambio y el control en la terapia matrimonial.

Se observa que las formas de intercambiar los refuerzos (palabras de afecto, gestos de cariño, muestras de interés por  el otro) y los sistemas que se utilizan para controlar al otro son muy distintos en las parejas que van bien frente a las que están en crisis. Las parejas felices se refuerzan mucho más entre sí y aproximadamente en la misma medida. Esto no ocurre con las parejas en crisis pues además se suele utilizar con frecuencia la coacción, consiguendo lo que quieren mediante las amenazas, la culpa y el alivio que se genera cuando se consiguen evitar esas reacciones. Se dan cosas el uno al otro para evitar o escapar de situaciones  desagradables, amenazas, insultos, discusiones… Terminan dándose el uno al otro no por placer, sino para evitar las consecuencias. Lo cierto es que esto último funciona muy bien, pero tiene un coste enorme para la relación de pareja. Suele surgir el resentimiento con el tiempo pues las parejas con problemas discuten más, se amenazan más que las  parejas felices.

La comunicación disfuncional dentro de la terapia de parejas.

La comunicación disfuncional es la que no resulta adecuada y empeora la situación. En la terapia para parejas se puede observar que las parejas que están mal entre ellos hacen  muchas más afirmaciones negativas (críticas, desacuerdos) y menos positivas. Tienden a ser también más desafiantes entre sí, así como más defensivas y se lamentan más que con otras personas. Cuando intentan resolver un problema, si uno de los dos dice o hace algo negativo, el otro mimebro de la pareja tiende a responder igual y se produce una escalada  que es característica de las parejasen crisis. El lenguaje no verbal tiene muchísima relevancia (la expresión de la cara y el tono utilizado) por lo que muchas veces en la pareja existe la queja “no es lo que dices, es cómo lo dices”
Cuando intentan resolver un conflicto suelen empezar por un monólogo en el que se insiste una y otra vez acerca de las mismas cuestiones, no se sienten escuchados, tienden a perder el foco del tema que estaban tratando, va aumentando el resentimiento y el nivel de conflicto por las acusaciones y las constantes autojustificaciones “Sí pero…” Tienden a exponer su punto de vista sin tener en cuenta el del otro y no se suelen buscar soluciones consensuadas pues se llega al punto de tratar de vencer al otro.
Igualmente hay que aclarar que no es la ausencia total de conflictos lo que predice que una pareja siga bien a largo plazo, sino el afrontarlos debidamente pues ello  promueve el bienestar y la intimidad. Por ello es sumamente importante mejorar la comunicación entre ambos.

Las interpretaciones en las terapias matrimoniales.

Durante la terapia de pareja como psicóloga veo claramente que cuando una pareja está en crisis se ven afectadas las suposiciones que se hacen sobre  la otra persona, se atiende selectivamente a lo negativo o amenazador, las expectativas cambian y las atribuciones también. Yo suelo explicar esto en consulta de la siguiente manera: cuando las cosas comienzan a ir mal, cada vez se va mirando lo que el otro hace y dice y lo que no hace o no dice de una manera más negativa, es como si se llevasen unas gafas negras con las cuales, las situaciones, los gestos o palabras algo ambiguas, e incluso las positivas, se llegan a ver como un ataque malintencionado. Se llega incluso a achacar lo negativo a que la otra persona es así y sin embargo lo positivo a las circunstancias de ese momento. El resultado es la magnificación de lo negativo y  minimización de lo positivo. Para  conseguir dejar de pelear es necesario trabajar dichas interpretaciones para así recuperar la confianza.

  • Los propios errores “Fue por las circunstancias, yo no soy así” “Fue un despiste, no era mi intención”
  • Los errores de la otra persona “Él/Ella siempre actúa de esa manera, él/ella es así” “Lo hizo para hacerme daño” “Sé que lo hiciste a propósito”
  • Se distorsionan las acciones del otro para que encajen en la idea (negativa en este caso) que tenemos de él o ella.

Por todo ello las parejas con problemas tienden a sentir frustración al no cumplirse sus expectativas con respecto a la vida en común, comienzan a pensar en la satisfacción que podrían tener estando solos o con una nueva relación y pueden reinterpretar los actos del otro de manera que confirmen su visión pesimista de la relación.

Las parejas pueden ser más o menos conscientes de estos cambios y cuando acuden a mi consulta para intentar salvar el matrimonio o superar una infidelidad es mi labor ayudarles a ser conscientes de los errores que puede estar cometiendo cada uno y que les mantienen en crisis. Uno de los objetivos más habituales al recurrir a la ayuda de un psicólogo para parejas es el  de recuperar el amor. Si necesitas terapia de pareja en Tenerife y ambos están de acuerdo en intentarlo puedes contactar conmigo.

Recuperar el amor. 

Información acerca de la terapia de pareja tenerife y como recuperar el amor. Es posible que el amor sea la principal fuente de sentimientos agradables que tienen las personas. Además hay que tener en cuenta su intensidad lo cual está relacionado con el hecho de que nos mobiliza en el sentido de que nos hace ponernos en acción y emplear bastantes energías.

Tipos de amor de pareja.

Las distintas clases de amor según los niveles de intimidad, compromiso y pasión:

  • Amor romántico. Es una combinación entre la intimidad y la pasión que tiene lugar cuando la pareja se atrae a nivel emocional y físico pero sin existir aún un compromiso.
    Las sensaciones de las que va acompañada suelen ser la unión y compenetración.
  • Amor apasionado. Es pura pasión, se refiere a un amor obsesivo característico del enamoramiento en el que hay un estado de gran ahelo por la unión con la pareja. Este tipo de amor dura un tiempo que suele estar al comienzo de una relación y que tiende a evolucionar a un amor de compañeros.
  • Amor fatuo. En este caso se combinan el compromiso y la pasión, se da cuando la intimidad no ha tenido tiempo de desarollarse pero si ha sido el suficiente para que exista un compromiso.
  • Amor compañero. Es una combinación del compromiso y la intimidad al que se suele llamar amor verdadero. Supone emociones menos intensas para la pareja que experimentan un profundo cariño, compromiso e intimidad. Se caracteriza por el afecto y la ternura hacia la pareja.
  • Amor vacío. En este caso se reduce a un compromiso, es una relación superficial que carece de toda pasión e intimidad. En este caso pueden darse con frecuencia  infidelidades.
  • Amor perfecto. Combina el compromiso, la intimidad y la pasión. Es bastante difícil de alcanzar, en la adultez se suele buscar esta combinación que supone un amor pleno. La  satisfacción en las parejas que tienen los tres ámbitos importantes suele ser mucho mayor que la de las que les falta uno o varios elementos. También las parejas pueden pasar por distintas fases en las cuales falle algún aspecto e intentar recuperarlo acudiendo a terapia de pareja tenerife y de esa manera puedan recuperar su relación amorosa.

Si te sientes identificado/a con varios de estos ejemplos lo más conveniente sería acudir a terapia de pareja en Tenerife si ambos están de acuerdo.