El bienestar familiar

Lorena Castañeda

La familia es tan relevante en nuestra vida porque constituye la base desde la que partimos pero además se convierte, al menos en la mayoría, en uno de los proyectos de vida más importantes. Pues nos reporta la mayor satisfacción y felicidad. Así pues, uno de los sueños adultos es lograr llevar a cabo el proyecto de crear la propia familia. La expectativa que tenemos es que el amor, el respeto, la unión y el apoyo estén presentes. Cuando esto no es así porque desde un principio no se logró esa armonía tan deseada o porque las cosas han cambiado. Entonces ese sueño familiar puede pasar a ser una pesadilla.

El bienestar familiar ¿Por qué es tan importante?

En muchas ocasiones las personas somos capaces de sacar adelante, con mucho esfuerzo y sacrificio, las dificultades que se van presentando en el entorno familiar. Pero lo cierto es que a veces, la situación familiar se desmorona. Ello nos afecta muchísimo, ya no sabemos cómo seguir adelante ni cuál es el camino más adecuado y el resto de la familia comparte nuestra incertidumbre. Así pues, en múltiples ocasiones las dificultades en el contexto familiar no se pueden atribuir a una sola persona. Suele ocurrir que las relaciones entre dos o más miembros están deterioradas.

Uno de los ámbitos más importantes a trabajar en estos casos es la comunicación familiar. También es necesario dar cabida a las dificultades particulares que puedan presentar una o varias personas de las que conforman la unidad familiar. Por ello, presto atención a las necesidades del grupo sin dejar de tener en cuenta las de cada persona de manera individual. Porque hay situaciones tan complejas y problemáticas que pueden superar a cualquiera e incluso a toda la unidad familiar. Lo que ocurre sobrepasa nuestros límites y todo el esfuerzo que ponemos para mejorar la situación parece no servir de nada o incluso llega a ser parte del problema. Ante estas circunstancias nos puede embargar la impotencia por la falta de estrategias adecuadas para afrontarlo. Entonces ha llegado el momento de  acudir a un psicologo para comenzar una terapia familiar que les ayude a salir fortalecidos.

Las dificultades familiares pueden ser una oportunidad

Por dolorosas que sean las circunstancias pueden ser también un momento propicio para realizar los cambios más profundos en la dinámica familiar. Cuando me piden ayuda como psicóloga familiar puedo ver algunos problemas de más fácil solución y otros con una mayor dificultad. Porque la familia los arrastra desde hace mucho tiempo o bien porque aunque sean más recientes son muy complejos y requieren un trabajo en profundidad. En cualquiera de las dos circunstancias mencionadas mi apoyo como profesional puede ser la clave para afrontar y salir de la situación de forma más adecuada posible. Evitando así que la situación empeore aún más con el paso del tiempo. Si ven claramente que les es necesario cambiar, pueden contar con mi ayuda profesional.